Convocatorias Seminarios Clasificados Vínculos Archivo
Bienvenido, hoy es jueves 23 de octubre de 2014
Número 95
Contenido
Portada
Presentación
Semblanza
Breviario
Secciones
-Ciencia y Tecnología
-Cultura
-Innovación y Desarrollo
-Los lectores dicen...
-Nuestros estudiantes
-Política Científica
-Qué nos interesa
-Recursos Materiales
-Un taco de lengua
Artículos
Especiales
Información
¿Desea colaborar?
Directorio
Estadísticas
Consulta el
Manual de estilo
del CICESE
Sección de Política Científica
La determinación ocurre en el marco de una iniciativa de presupuesto que reduce el gasto en ciencia y tecnología
 

Otras noticias
Versión para impresión
 

[MÁS]

La gestión de Jaime Parada Ávila en la dirección del Conacyt fue criticada por la comunidad científica por el apoyo excesivo a la ciencia aplicada en detrimento de la básica

Por Lydiette Carrión, Ciudad de México
Milenio Diario
7-septiembre-05

La decisión de Parada Ávila obedece a motivos personales; en su renuncia, agradeció al presidente Vicente Fox “la oportunidad que le brindó de servir al país, así como el apoyo que le otorgó en la realización de los cambios necesarios para colocar a la ciencia y la tecnología como actividades estratégicas para el desarrollo social y económico de la nación”.

Sin embargo, entre la comunidad científica hay otras versiones. El marco de referencia es la propuesta presupuestal que el Ejecutivo presentó al Congreso. Contra el discurso oficial de todo el sexenio, el documento castiga todavía más el gasto dedicado a ciencia y tecnología: si en 2005 se fijó en 0.37 por ciento del Producto Interno Bruto, la propuesta para 2006 lo reduce a 0.33 por ciento del PIB.

Julio César Córdova, presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados, dijo que al parecer el esfuerzo del ahora ex director del Conacyt por aumentar el presupuesto destinado a ciencia y tecnología “le generó problemas en lo interno”.

En opinión del legislador priista, la propuesta de presupuesto es claramente “electoral”, con miras a las elecciones de 2006; de ahí que los rubros de ciencia y tecnología y desarrollo de comunicaciones fueran duramente castigados. Como esto es lo que ha pasado todos los años, “fue muy fuerte el desgaste” para el ingeniero Parada.

Hace un par de semanas, Inocencio Higuera Ciapara, director adjunto de Ciencia del Conacyt, deslindó a la institución de toda responsabilidad por la apertura de plazas.

El presidente de la Academia Mexicana de Ciencias, Octavio Paredes López, se dijo satisfecho de la renuncia, y vio en ella un signo de que la Presidencia busca reconstruir el diálogo con la comunidad científica. “Es un puente, un signo de invitación al diálogo”. Aceptó que Parada Ávila tuvo aciertos y logros durante su gestión.

El presidente de la AMC estimó que es el momento para construir una auténtica política de Estado en ciencia y tecnología, capaz de llegar más allá de los 14 meses que quedan de este sexenio.

Paredes López dijo que desde hace un par de semanas se rumoraba que Presidencia buscaba hacer un cambio importante en política científica, así como establecer una nueva política de aumento gradual en el presupuesto “que nos lleve en los próximos años al uno por ciento del PIB”.

José Luis Fernández Zayas, coordinador general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, dijo que en esa institución “estamos muy tristes”, pues tienen una serie de proyectos por terminar, “entre otros la de consolidar el Acuerdo Nacional por la Ciencia y la Tecnología”, y “si nos cambian los funcionarios, esto nos distrae”.

Jorge Flores Valdés, director de Ciencias Físicas de la UNAM y miembro del Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia, dijo que en la gestión de Parada Ávila los científicos tuvieron que ir a contracorriente para lograr los apoyos.

Y aprovechó para recordar la vieja demanda del sector: que dirija el Conacyt un científico y no un administrador.

“Su salida es un síntoma de lo pútrido que está el sistema”, dijo. Sin embargo aceptó que la administración de Parada Ávila tuvo “ideas buenas”, como los fondos sectoriales y mixtos.

Fechas clave

  • Enero 16, 2001. Parada Ávila, asume el Conacyt.
  • Octubre 30, 2001. El presidente Vicente Fox reitera que para 2006 México invertirá al menos 1 por ciento del Producto Interno Bruto en ciencia y tecnología.
  • Abril 27, 2002. La Cámara de Diputados aprueba una nueva Ley de Ciencia y Tecnología, y reformas a la ley del Conacyt.
  • Mayo 21, 2002. El presidente Fox reitera su compromiso de destinar 1% del PIB a CyT.
  • Junio 5, 2002. Entra en vigor la nueva Ley del Conacyt, que independiza al consejo de la SEP y le asigna una partida presupuestal propia.
  • Octubre 5, 2002. El presidente Fox reitera su compromiso de 1% del PIB para CyT.
  • Enero 15, 2004. El Congreso eleva de 500 a mil mdp los incentivos fiscales para empresas que invierten en CyT.
  • Enero 18, 2004. Al señalarse que el Conacyt tendrá en 2004 un presupuesto de 8 mil 583 mdp, Parada Ávila advierte que tal reducción “compromete el futuro del país”.
  • Septiembre 2, 2004. El presidente Fox reforma la Ley de Ciencia y Tecnología para asignar 1% del PIB a CyT.
  • Enero 15, 2005. El Congreso decide que irán al Conacyt fondos por 300-350 mdp obtenidos de multas aplicadas a los partidos políticos.
  • Febrero 18, 2005. Parada Ávila anuncia que habrá estímulos fiscales a empresas por hasta 3 mil mdp.
  • Julio 7, 2005. Parada Ávila exhorta a lograr un acuerdo nacional que convierta a la CyT en prioridad nacional.
  • Septiembre 6, 2005. Parada Ávila renuncia al Conacyt.
  • @Lydiette Carrión/Milenio


    Regresar
     

    TODoS@CICESE es una publicación electrónica del Departamento de Comunicación para el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), registrada ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (04 - 2002 - 041913345800 - 203). Se permite la reproducción total o parcial citando la fuente. Las notas son responsabilidad de sus autores. Esta página es realizada y mantenida por el Departamento de Comunicación. © Derechos Reservados.