Convocatorias Seminarios Clasificados Vínculos Archivo
Bienvenido, hoy es lunes 20 de octubre de 2014
Número 60
Contenido
Portada
Presentación
Semblanza
Breviario
Secciones
-Ciencia y Tecnología
-Cultura
-Innovación y Desarrollo
-Los lectores dicen...
-Nuestros estudiantes
-Política Científica
-Qué nos interesa
-Recursos Materiales
-Un taco de lengua
Artículos
Especiales
Información
¿Desea colaborar?
Directorio
Estadísticas
Consulta el
Manual de estilo
del CICESE

El empleado con más antigüedad en el CICESE, por lo menos moralmente.
SEMBLANZA
Manuel Santana
«Tengo el orgullo de contar con el aprecio y la amistad de quienes laboraron conmigo»
Esta nota se publicó el 0 de de 0000 en el ejemplar número 32
 

Versión para impresión
 
Otras semblanzas
Sofía Alcaraz Chávez

Jorge Olmos Soto

Jesús Ibarra Villaseñor

María del Pilar Sánchez Saavedra

Cirilo Soto Valdez

[MAS]

Por Ulises Cruz
Platicar con Manuel Santana Martínez es más que un viaje anecdótico al pasado del CICESE. Los casi 29 años que tiene de trabajar en esta institución le permiten opinar asertivamente sobre las cuatro fases que, a su juicio, ha vivido esta institución: la de abrir brecha y sembrar semillas con Nicolás Grijalva; la de aventarse un "buen boleto" al inicio, con Saúl Álvarez; la de construcción de Mario Martínez, y la actual, con Javier Mendieta, que define como de "reconstrucción".

Por ello, quienes participamos en la edición de esta gaceta electrónica considerábamos esta entrevista con Manuel Santana como una asignatura pendiente; una asignatura que hoy saldamos y con la que pretendemos conocer y reconocer "de cuerpo entero" al trabajador que ostenta la mayor antigüedad en el CICESE.

Sin duda Manuel Santana es un hombre metódico, como todo buen contador público tiene que ser. Tanto, que ha sido el primero de nuestros entrevistados que preparó una guía escrita a lápiz donde relata un par de anécdotas y deja constancia de porqué decidió seguir trabajando en el CICESE cuando esta institución era apenas un proyecto incierto; de lo que tiene al cabo de tantos años de dedicación, esfuerzo y de ir salvando "piedras, lodo y otras inmundicias que he cruzado", así como de lo que espera todavía en la vida. Y al mismo tiempo brinda un reconocimiento y un agradecimiento por él y por el CICESE a cinco personas: Raúl Góngora Pimentel (el primer administrador de este centro y quien le ofreció trabajo aquí), Nicolás Grijalva, Marco Antonio Esponda, Aída Guerrero y a Saúl Álvarez Borrego.

- Platícanos Manuel, ¿cómo fue que entraste a trabajar al CICESE?

"Fue el Lic. Raúl Góngora quien me entrevistó. Él era gerente del Banfoco y me dijo que ahí no había trabajo, pero que iba a abrirse un centro de investigación con un grupo de científicos medio raros. De inmediato, mentalmente me remonté a la cultura que yo tenía entonces (23 abriles, aproximadamente) e imaginé algo así como los malos de la película del satánico Dr. No, de James Bond, o al menos como los Supersabios, revista que hace tiempo no circula. Pero al final resultó completamente otra cosa. Entré al CICESE el 16 de julio de 1972, lo que me convierte, al menos moralmente, en el trabajador más antiguo del Centro. Sucede que en los registros de Recursos Humanos figuro con una antigüedad a partir de agosto, con lo que pierdo el status de ser el más antiguo entre los empleados".

- Tú que conociste bien al Dr. Nicolás Grijalva, ¿qué tenía su personalidad que hacía que la gente lo siguiera y pudiera concretarse el proyecto de este centro de investigación?

"Su don de gente; el trato directo que tenía con todo mundo. Era una persona muy sencilla y me lo imagino como una réplica de lo que hizo Vicente Fox en su toma de protesta como presidente de México: en la mañana estuvo en la iglesia, luego con los niños de la calle, luego fue al zócalo y terminó con una cena de gala. Se acomodó a cada uno de esos lugares, y el Dr. Grijalva era justamente así. En ese tiempo no me puse a investigar sus antecedentes; sabía de su trayectoria en la UNAM, en el Instituto de Geofísica, y sin duda le sirvió lo que hizo en Ensenada cuando era director de la Escuela Superior de Ciencias Marinas. Digamos que fue abonando terreno y sembrando semillas; tenía buen trato y don de gentes, pero tenía también otros atributos que lo identificaban con todo mundo, principalmente con estudiantes y maestros, y todo ello le dio buenos resultados".

Conforme avanza la entrevista, resultan obligadas las comparaciones entre la forma como ha crecido el CICESE y otras instituciones y, sobre todo, en el reconocimiento que se le da al personal por su trabajo. En su tono de voz se nota cierta resignación cuando comenta que esto ha sido algo que nuestra institución va perdiendo.

- ¿Será por la manera en que ha ido creciendo el CICESE?

"No creo que sea tanto por el crecimiento, sino que son las características propias de las personas, tanto 'las de arriba' como 'las de abajo'; es decir, por la manera como nos hemos ido desenvolviendo. Por ejemplo, en la celebración del 25 aniversario del CICESE, donde varios cumplimos esa misma antigüedad, siento que nos mencionaron a algunos solamente para cumplir con un requisito, lo cual influye en tu ánimo. Esto en lo personal lo entiendo por las experiencias que has vivido, por la preparación que me he forjado y muy en especial por el ambiente de la que considero mi familia; es así como aprendes a digerir esas cosas sin que te preocupen mayormente. Esto, como te dije, en mi caso".

Manuel Santana nació el 12 de abril de 1949 en la ciudad y puerto de Manzanillo, Colima. Junto con toda su familia (papá, mamá, cuatro hermanas y abuelos maternos) llegó a Ensenada por la vía marítima en 1958, después de ocho días de travesía. Lo que más recuerda es su llegada a este puerto, al oscurecer, con todas las luces de la ciudad a su máximo esplendor... algo muy diferente a lo que estaba acostumbrado a ver en su tierra natal.

El afán de superación personal y profesional también es algo constante en la vida de Manuel Santana. Basta mencionar que al ingresar al CICESE contaba solamente con la secundaria terminada, y que fue a lo largo de todos estos años, con el empuje y el deseo de quedarse en este centro de investigación, como pudo terminar la carrera de contador privado, la preparatoria, la licenciatura en contabilidad y una maestría en finanzas, además de algún diplomado y otros cursos relacionados con su carrera.

Ha participado también en la organización de la cooperativa de consumo de los trabajadores del CICESE "El Pelícano", en el fondo de ahorro, así como en la organización de diversas actividades deportivas y recreativas, incluyendo la promoción de la primera carrera atlética de aniversario, en 1981, a raíz de la cual se formó la sección de deportes y recreación del CICESE.

- Con todos estos cambios y asumiendo que hay un CICESE de antes y uno después, ¿cuáles son las cosas que más extrañas?

"No es tanto como extrañar. Siento más bien una barrera entre 'los de antes' y 'los de hoy'. Parece que 'los de hoy' no quieren saber nada del ayer. Y esto no sé si se deba a un conflicto de intereses, algún temor o simplemente a una actitud de decir 'ya están viejos y no sirven'; pero el hecho es que no se está aprovechando la experiencia de 'los de antes'.

"Por ejemplo, yo sé que me voy en un periodo ya corto, pero qué bueno sería poder dejar mi experiencia a estas nuevas generaciones. Actualmente digamos que llevo a cabo el proceso de compartir conocimientos con los compañeros con los que interactuo directamente en lo general informalmente, aunque eventualmente lo hago de manera formal. De esto obtengo dos beneficios: uno, la satisfacción de compartir, y el otro, que me ayuda a obtener buenos resultados en mis labores. Esto lo descubro debido a que la gente responde".

- ¿Consideras esto un reto para la subdirección de Recursos Humanos?

"Claro: se debe institucionalizar la transferencia de conocimientos de los antiguos empleados hacia los nuevos, que son en su mayoría universitarios, con experiencia no mayor a dos años, para que cambien de actitud y dejen a un lado el 'tú a mí no tienes nada que enseñarme'. Si esto se logra, el veterano no se sentirá desplazado y entenderá mejor que con su experiencia, no sólo ayuda a los nuevos sino que ambos pueden aprender.

"La actitud que asuman los directivos y los cercanos a ellos define cómo van a permear las cosas hacia abajo. Si ellos no cuentan con el apoyo de 'los de antes', el resto tampoco lo tendrá y no todos ganaremos. Es tiempo de aplicar y fomentar la cultura de "ganar-ganar'"

- Estamos en un periodo de transición del que, ya lo has dicho, esperas que salgamos fortalecidos. Hay toda una nueva estructura de gobierno, tenemos un nuevo marco jurídico y se avecina un nuevo marco laboral. ¿Cuáles son entonces los retos de la institución? ¿Cuáles los aspectos a cuidar para salir fortalecidos?

"Hace como 15 años me ofrecieron un trabajo como directivo de una cooperativa, y en esa ocasión les dije que una sociedad de esa naturaleza, como cualquier otra empresa, incluyendo desde luego un centro de investigación, tiene tres aspectos o factores fundamentales cuyo equilibrio debe cuidar: el dinero, sus bienes y su gente. Si las autoridades del CICESE hacen una evaluación realista se podrán dar cuenta que esa proporción no se ha mantenido: contamos con recursos y con infraestructura, pero la gente se ha rezagado. Y ese precisamente es el principal reto. Curiosamente el Dr. Mendieta acaba de comentar en un convivio celebrado con el personal de administración, que el CICESE somos nosotros, su gente. Pues el reto entonces es convencernos de ello para que todos nos apliquemos, pues esto es lo que nos va a fortalecer. Tú como autoridad vas a "esperar" para que tu gente esté contigo, ¿y ellos qué van a esperar? Su respaldo permitirá que te aboques a conseguir los recursos y beneficios que hacen falta. Lo que necesitamos es subir de nivel, no bajarlo".

Claro en sus conceptos, sencillo y afable, de apariencia tranquila y con una sonrisa siempre en la boca, un hombre que reconoce en forma muy especial que encontró en su pareja (Tere Morales, de Recursos Humanos) un importante apoyo pues lo empujó para lograr muchos proyectos, por no decir que todos los propuestos, Manuel Santana comenta:

"Tengo la alegría de estar aún en este planeta, de saber que estoy bien y que tengo amigos; quedaron en el olvido las piedras, lodos y otras inmundicias que he cruzado y que también he librado con la ayuda del creador; tengo la esperanza de que quienes tienen 'el poder' no despeguen los pies del camino a donde van y de que permitan que todos participemos en ello, y tengo el orgullo de contar con el aprecio y la amistad de varios compañeros y, desde luego, la colaboración de quienes han laborado conmigo y de quienes hoy lo hacen. Considero que somos un buen equipo.

"Y respecto a lo que espero, bueno, pues deseo y espero que salgamos avante en este nuevo periodo de transición que vivimos, y que lo hagamos más fortalecidos en recursos financieros, bienes y personal. Pongo primero lo financiero porque aunque algunos dicen que el dinero no lo es todo, cómo ayuda. También espero que quienes iniciaron el CICESE nos vean con orgullo, al igual que la comunidad en la que vivimos y, finalmente, que quienes se están yendo o que se van a ir lo hagan contentos por lo que vivieron y legaron a quienes se quedan.

"Para terminar, permítanme agradecer esta entrevista, no sólo por lo que a mí respecta, sino porque es un síntoma de estar avanzando hacia los cambios que se deben ir dando. Saludos a todos y hasta la próxima, que espero no sea en un ciclo parecido. Es más, no creo que yo llegue".


Regresar
 

TODoS@CICESE es una publicación electrónica del Departamento de Comunicación para el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), registrada ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor (04 - 2002 - 041913345800 - 203). Se permite la reproducción total o parcial citando la fuente. Las notas son responsabilidad de sus autores. Esta página es realizada y mantenida por el Departamento de Comunicación. © Derechos Reservados.